Archivo de la categoría: Bombones

Millonaire’s shotbread


Esta vez juzgaréis por las imagenes y no hace falta que os diga nada más que la receta.

Salir inmediatamente a comprar lo que os falte porque I-recetas nos dejó en su día esta maravilla que esta pidiendo a gritos que la preparéis. Solo me queda decir que es impresionantemente exquisita y que apenas he tocado su receta.

Ingredientes para la Base (pasta sablée de almendra con cacao)

60 gr. de azúcar
120 gr. de mantequilla fría y cortada en trozos
145 gr. de harina
35 gr. de almendra molida
2 galletas Oreo trituradas, no excesivamente, para poder encontrar los trocitos (opcional).
Una cucharilla de cacao en polvo

Elaboración

Tamizamos la harina con el azúcar y la almendra, le añadimos las galletas Oreo trituradas y una cucharilla de cacao en polvo. Mezclamos.

Echamos la mantequilla bien fría y cortada en pequeños cubitos. Con ayuda de las yemas de los dedos trabajamos en pequeñas porciones, desmenuzando la masa hasta que tenga la textura del pan rallado.
Amasamos rápidamente, formamos una bola y la envolvemos en film transparente. Llevamos al frigorífico por espacio de un mínimo de 30 minutos.

Pasado el tiempo, precalentamos el horno a unos 180 º C. Engrasamos y enharinamos el molde, mejor cuadrado, de 20×20 ó 23×23, dependiendo de la cantidad de masa. Estiramos la masa entre dos bolsas de congelación y cubrimos la parte inferior del molde.

Pinchamos la superficie con un tenedor para que no suba. Mejor es cocinarla durante unos 20 minutos cubierta de papel de hornear.
Se cocina durante unos 30-40 minutos, hasta que tenga un ligero todo dorado. Téngase en cuenta que la masa se endurece al enfriar.

Truco: si no tenéis tiempo ni ganas, una forma rápida y sencilla de hacer esta delicia es emplear una base de galleta (al estilo de las tartas de queso) de tipo sablée o shortbread las de toda la vida. Unos 200 gr. de galleta triturada por 30 gr. de mantequilla derretida, se mezcla y se lleva al frigorífico por espacio de un mínimo de media hora.

Relleno de caramelo

300 gr. de leche condensada
23 ml de Golden Syrup, sirope de arce o miel con poco sabor (¡sólo uno de ellos!), en este orden, empleando el siguiente si no se puede conseguir el anterior. Por su contenido en jarabe de glucosa, su función es evitar la cristalización del azúcar y que se endurezca demasiado el relleno una vez frío. He usado una melaza de arroz. También se puede usar una miel suave.
100 gr. de mantequilla.
100 gr. de azúcar.

Echamos todos los productos en un cazo y lo llevamos al fuego, removiendo constantemente hasta que se separe del fondo del cazo y tenga un ligero todo acaramelado. Durante unos 5 ó 10 minutos, no más, cuanto más tiempo de cocción más se oscurece y endurece.

Cobertura de chocolate

180-200 gr. de chocolate de negro o de cobertura de chocolate negro y chocolate blanco para poder hacer decoración.

Derretimos el chocolate en el microondas o al baño María. Si se hace en el microondas los dejaremos unos segundos, removeremos con una espátula y lo volveremos a llevar al microondas hasta que se derrita con facilidad al removerlo con la espátula.

Echamos la capa de chocolate negro dando unos golpes al molde para nivelar.

Para conseguir esa decoración que muestro he pueso chocolate blanco. Una vez derretido, he rellenado un manga pastelera (hecha con una… ¡bolsa de congelación!) y formado tiras paralelas, sin demasiada precisión, sobre la tarta. Todavía templado he usado un palillo que he pasado perpendicularmente a las tiras y en sentidos alternos… así queda. ( pondré un video la próxima vez que lo haga)

Dejamos enfriar y a disfrutar.

Una vez endurecido podría introducirse en la nevera, aunque sigo sin ser partidario de ello. Para cortar las barritas calentaremos el cuchillo en un chorrito de agua caliente, el chocolate no se quebrará y será mas limpio…

Como bien dijo Pepihno “Unas increíbles ¿galletas?, porque no sabría cómo llamarlas”.

Anuncios

Lápidas de Halloween

Que!! hace comerse uno de estos bombones? ¿no os dará grima no? ja ja ja a mi no me la daría ninguna pues……..¡¡Feliz Halloween!!

El proceso es el mismo que para hacer cualquier bombón, algo a tener encuenta es que los colorantes son especiales para chocolate y son oleosos, no sirven los colorantes líquidos o en gel.
También venden Candy melts, son onzas ya preparadas de venta especializada pero yo me hice con unos paquetes pequeños en el chocolat factory, quien más o quien menos tenemos una de estas tiendas en nuestra ciudad, los tienen en rosa, naranja y verde y para colmo los tienen sabores distintos.
ahora solo quedan los moldes y a rellenar!!!

Bizcobolas o Lolli pops

Lo primero felicitar a todos los papas y en especial al mio claro, ¡Aita, un beso guapooo! Pero tu no puedes comerte estas bizcobolas por que tienen azúcar y tu eres diabetico. Pero yo te haré unas especiales para ti.

Hace ya tiempo que no preparo unas bizcobolas, repasando fotos encontré estas de cuando empecé a enredar con el asunto, pues bueno, no son perfectas pero me parecen monas ¿no? Ahora ya las domino un pelín mejor puesto que tengo más moldes y cortadores y también me cogí unos colorantes para chocolate, que a diferencia de los otros estos son oleosos y no estropean el chocolate de cobertura blanco que tan delicado me parece.
Existen ya otros que venden en tiendas especializadas coloreados, los candy melts. Si se pueden conseguir son estupendos para las bizcobolas, no hay que atemperar el chocolate y como ya vienen coloreados son perfectos para conseguir los colores fuertes como los rojos por ejemplo.
Ya sabéis que solo tenemos que mezclar cualquier bizcocho o magdalenas que tengamos, luego solo tendremos que mezclar con un poco de queso para untar, se puede añadir un poco menos de queso y echarle un poco de nutela, o unas de las que más me gustan es con un poco de mantequilla de cacahuete, también las he llegado a rellenas el centro con algún crocanti y dulce de leche.
Tendréis que buscar vosotros mismos la textura ideal para crear vuestras bizcobolas. Como unico consejo, es que cuando las insertéis en el palo hay que ponerles un poco de chocolate en el borde del palito, así cuando las bañemos en el resto del chocolate no se caerán.

Decoramos al gusto y las dejamos secar pinchadas en un corcho de jardinería.

Bien, como he comentado, ya veis que en mi casa tenemos diabéticos y además unos cuantos. La versión diabética es hacerlas con los productos que venden sin azúcar, sobre todo los chocolates aptos para diabéticos y el bizcocho o magdalenas las hacemos con edulcorante, las mezclamos con el queso de untar y listo el resto ya lo sabéis a decorar. Aita, ahora ya puedes comer tus bizcobolas ja ja ja.

Os dejo todos los modelos que he realizado hasta ahora.

Semiesfera de trufa al cardomomo con velo de piquillos

Si, ya se que lo digo todas las semanas, pero esta vez va completamente en serio de verdad de la buena. Hablo de ponerme a dieta, ¡¡¡¡ainnnnns!!! no se que me pasa este año, pero no me llegaba el momento hasta que mi cuerpo se ha pronuciado y me ha dicho ¡¡Hasta aquí!! cuant@s me entenderéis verdad??.
LLegados a este punto y para finalizar mi etapa de excesos, hoy publico este postre ¡¡toooma ahí !!! un postre donde se encuentran un fantástico contraste de sabores, amargo, dulce, salado, picante…
Se trata de una semiesfera de ………bueno mejor os cuento la receta si?
Ingredientes:
  • 400 gr. de chocolate negro.
  • 1/2. bote de leche condensada pequeño
  • Un chorro de nata
  • 25 gr. de mantequilla
  • 4 semillas de cardomom0
  • Un paquete de sobaos
  • Amaretto
  • Un bote de pimientos del piquillo
  • Azúcar
  • Pimienta

Para la decoración :

  • Chocolate
  • Transfer para chocolate
  • Sal Maldom

Preparación:

Se pone a derretir el chocolate al baño maría a fuego medio-bajo, mucho cuidado con que no le toque ni una gota de agua al chocolate, este se estropearía. Añadimos la mantequilla esperamos a que derrita mientras la integramos, no os asustéis la textura del chocolate cambia y se vuelve pastosa es entonces cuando le mezclamos la leche condensada, seguimos dando vueltas por último y ya fuera de fuego, un chorrete de nata con las semillas de cardomomo machacadas. Lo mezclamos bien y lo vertemos en los moldes semiesféricos (o lo que tengáis, yo no los tengo y usé un sacabolas de helado) y lo metemos en el congelador.

Para la base cortamos unos sobaos por la mitad, los juntamos y con un aro mas o menos del diametro de los esféricos volvemos a cortar y los rociamos con una pistola de spray un almibar que habremos preparado con azúcar y amaretto (o otro licor).

Preparamos una mermelada de piquillos triturando un bote de piquillos (buena calidad) con su mitad de peso escurrido en azúcar y un poco de pimienta rosa (al chocolate le va genial ) si no os gusta podéis prescindir del picante. Yo metí la pata y le añadí tabasco, pero se me cayo de más y ¡¡¡ARGGG!!! aquello no picaba…..era el mismísimo infierno!!!. Pero os aseguro que con un poquito de pimienta rosa está de lujo.

Y es que para que salga un plato tienes que estropear antes unos cuantos ja ja ja, ¿o creías que me salen las cosas a la primera?

Para la decoración atemperamos el chocolate y se vierte sobre la lámina del transfer cuando cuaje lo cortamos con un cortapizzas en triángulos, lo metemos en la cámara hasta que endurezca y luego le retiramos el acetato.

En una rejilla colocamos la bola y la bañamos con la mermelada de piquillo, cuando se le escurran los excesos la colocamos encima del sobao, clavamos el triangulo y coronamos con un poco de sal Maldom.

Viene fenomenal para cenas o comidas inesperadas o las esperadas, así da tiempo de sobra para otras preparaciones. Se hace unos días antes y como está en el conge, solo tendrás que montar el plato y listo.

Bombones de bacalao con alfombra de pimientos

Ayer tuvimos cena en casa con amigos, la verdad es que no he pasado una semana muy buena y creo que se ha notado. Hice como unos cuatro entrantes, una ensalada templada, segundo y postre. Me parecía más que suficiente, pero según iba sacando me di cuenta que todos los entrantes eran de bocado y me he quedado con la sensación de haberme quedado escasa, para colmo uno de los entrantes no me salía ni a la de tres y hasta que por pura cabezonería salió, pero no como tenía que haber salido.
El caso es que con tanto rebote que me cogí por que no me salía el primer entrante, se me olvido sacar uno a la mesa, así normal que me diese la sensación de justo……aaaaay que cabeza la mía.
Así que si algún invitado de los que estuvisteis ayer lee esta entrada, que sepáis que os deje sin este entrante, que pena, ahora nos lo tendremos que comer nosotros juas juas juas.

Ingredientes:

  • Bacalo desmigado
  • Chalotas

 

  • Ajos tiernos

 

  • Aceite

 

  • Patata

 

  • Nata

 

  • Pimientos verdes

 

  • 2 hojas de gelatina

 

  • Olivas negras

 

  • Sal

 

No pongo cantidades puesto que lo hice un poco a ojo ya sabéis…..un poco de aquí, otro poco de allá
Elaboración:
En una sartén se pone a pochar los ajos tiernos, por otro lado en otra sartén la chalota a caramelizar, cuando esté, se le añade a los ajos y también el bacalao desmigado, mientras se ralla una patata pequeña encima, dejamos sofriendo todo hasta que esté hecho. Al final se le echa un buen chorretón de nata, lo suficiente para amalgamar toda la mezcla
En otra sartén ponemos a freír unos pimienticos verdes y reservamos.A nosotros nos dio para comer un par de platos así mismo, osease, el bacalao con la fritada de pimientos encima.

Pero con lo que sobró, lo pase por la batidora y lo metí en un molde de bombones en el congelador, con los pimientos, también los trituré y añadiéndole la gelatina, quedo esta especie de alfombra de pimientos. Por último desmoldamos los bombones, cortamos a gelatina y la colocamos encima con un poco de tapenade de olivas negras y unas escamas de sal.

Chicos, ya siento no habéroslo sacado ¡¡Glup!!

Menditxoak

O montecitos en castellano, así es como bautizamos mi hermano y yo al resultado de lo que se le puede llamar un error culinario.
Una etapa de gran interés por las bizcobolas nos llevó a producir este engendro, mitad bizcobola mitad bombón, para colmo, nuestro desconocimiento por aquel entonces sobre el comportamiento del chocolate se reflejó notoriamente.
Cual profesor Bacterio nos dispusimos a elaborar lo que queríamos que fuera una especie de panteras rosas, pero resultó algo lioso eso de enrollar la masa con un relleno poco adecuado, así que terminamos mezclando todo y punto.
Pero llego lo peor…..la hora del baño de chocolate, ¿y quién sabía que el colorante normal no valía para el chocolate? Al intentar verterlo sobre la bizcobola aquello no caía ni a la de tres, probamos con una cucharilla y señor@s este fue el resultado. ¡Realmente desastroso!, pero entonces listilla de mí me pregunte ¿y si caliento el chocolate con el soplete? Quizás se le bajen esos picos horrorosos y se alise un poco.

¡¡Otro error!! En cuanto acerqué el soplete, se empezó a quemar el azúcar que contiene el chocolate, el caso es que mejoró el aspecto de aquello que se preveía ser el gran desastre.

El problema esta claro que no venía de la temperatura del chocolate, sino de la mezcla de éste con el colorante, me gustaría dar una explicación, pero somos autodidactas en cuanto al tema se refiere, me imagino que será algún tipo de reacción con las moléculas de manteca de cacao o algo así, el caso es que solo podemos hablar bajo nuestras propias experiencias y han sido estas.
Existen unos tintes a base de aceites especiales para chocolates, también venden los famosos Candy Melts, unas pastillas de cobertura de chocolate ya coloreadas para estos menesteres.

En fin creo que me estoy yendo por otros derroteros…… volviendo a la experiencia, solo queda decir que hemos perdido el miedo a la investigación ya que de los errores se aprende y siendo dulce, aunque con mejor o peor aspecto esta bueno, ¡seguro!

Ingredientes:

  • Restos de bizcocho
  • Praliné de almendras
  • Crocanti de almendras
  • Chocolate blanco
  • Colorante alientario
  • Piñones

Mezclamos el bizcocho con el praliné y el crocanti, y lo metemos en hieleras para darle forma. Derretimos el chocolate y le añadimos el colorante ( he aquí cuando se hizo como una argamasa aunque lo suficientemente líquido como para bañar “a picos”) Tan solo queda colocar un par de piñones y pasarle el soplete por los picos de chocolate.

Piruletas de foie con chocolate y sal de vino tinto

Esta es la receta en la que usé por primera vez la sal de vino tinto, resultado hummmm…… esquisito, el amargor del chocolate con la sal me pareció uno de los mejores matrimonios en cuanto a sabor se refiere.

También las he probado con pistachos picados en vez de la sal y el resultado nos gustó por igual.

Ingredientes:

  • micuit de pato
  • chocolate negro 60%
  • sal de vino tinto
  • palos de brochetas
Cortar a temperatura ambiente el micuit e insertarlo en el palo de brocheta.
Mientras se funde el chocolate en el microhondas, se bañan las brochetas dejandolas escurrir bien, puedes apoyar sobre una lámina de silicona, teflón o pincharlas en una espuma de jardinería y echarles la sal antes de que cuaje el chocolate. Están listas en un momento y es de las recetas que puedes dejar preparadas de un día para otro.Recordar que no es conveniente meter las brochetas en la nevera ya que el chocolate se afea, lo mejor es en un lugar fresco y seco.

Ya no tenéis motivo alguno para esperar al postre para comer chocolate ¡así que venga! que es muy facilico.

Bombones

Para hacer bombones, lo primero que hay que aprender es a atemperar bien el chocolate. El atemperado es fundamental y se debe realizar en unas condiciones determinadas, ya que la manteca de cacao tiene una estructura polimórfica, es decir, que está formada por grasas diferentes, en donde cada una de ellas posee puntos de fusión diferentes.

Con el atemperado consegimos un proceso en el cual se logra una correcta cristalización de las moléculas de la manteca de cacao.

Como atemperar el chocolate no es difícil, más que nada algo guarrete jaja ja, solo hay que tener un termómetro y estar al tanto de las temperaturas. Aquí os muestro un esquema para los distintos chocolates.
Chocolate negro: calentar a 40º- 45º enfriar 2/3 partes en marmol a 27º- 28º calentar otra vez a 30º- 32º
Chocolate con leche: calentar a 42º- 45º enfriar 2/3 partes en marmol a 26º- 27º calentar a 29º- 30º
Chocolate blanco: calentar a 40º- 42º enfriar 2/3 partes en marmol a 25º- 26º calentar a 28º- 29º

Se trata de derretir al baño maría o en el microhondas el chocolate llegando a la primera temperatura señalada. Luego sobre una plancha de marmol se enfría las 2/3 partes del chocolate con ayuda de un par de espátulas hasta la segunda temperatura en el recuadro señalada y mezclarlo con 1/3 restante. Y por último volver a calentar hasta alcanzar la tercera de las temperaturas indicadas.

Dicho así parece algo muy delicado y lioso y no digo que salga a la primera, pero ¿qué pasa si no queda bien atemperado? pues que al no producirse una cristalización estable de las moléculas de cacao, le saldría al chocolate en un par de días como unas manchitas blancas y opacas que afean al chocolate, pero que se puede comer igual. Así que si lo consumimos rápido igual ni te enteras de si el atemperado te ha salido bien o mal es lo que suele pasar en mí casa je jeje.

Una vez realizado este proceso se rellenan los moldes y dándole la vuelta seguidamente para retirar el exceso, bañando solo las paredes y dejando cuajar el chocolate. Importante la temperatura donde se trabaja, es mejor ponerse la chaquetica y por supuesto olvidate de hacerlos en verano, que por algo no se venden Ferreros cuando llega la caló.
Introducimos el relleno, esta vez de mantequilla de cacahuete ummm, praliné de avellanas con crocanti ummmmmm, y de chocolate amargo con naranja uuummmmmmmmmm. Cubrimos y tapamos con chocolate dejando cuajar de nuevo ¡Y listo!
Solo queda apretar como si sacases una aspirina, salen solitos, como mucho se le recorta algún exceso de chocolate que suelen quedar adheridos a la base.
Mi hermano me trajo de Madrid este regalito, unos transfers para chocolate, para mí todo un lujazo ¿a que quedan preciosos?