Sales de lavanda


 

Toc toc toc, hay alguien por aquí?? dejar de trabajar un momento que necesitáis un descansito y sentaros a mirar que os traigo hoy. No es nada de comer que ya sé que estamos en plena operación bikini y después de pasar algo de hambre, el trabajo y las vacaciones aunque a la vuelta de la esquina pero que parece que no llegan ufffffff….. y no voy a seguir.
¿Qué tal un baño relajante? Aaayyyy….[interprétese como un largo y profundo supiro con cara de lelo] una bañerita a la luz de unas velas y estas sales de lavanda que os traigo directamente de mi cocina os pueden ayudar.

 

Os podéis hacer una idea de todos los ingredientes que tengo? yo no, no soy consciente de lo que compro hasta que no me pongo a ordenar armarios.¡¡¡¡Sí!!! soy una compradora compulsiva de alimentos, no lo puedo evitar y no se si estará ya contemplado como una enfermedad pero creo que se debería de plantear este tema seriamente en sanidad y es que el otro día conté hasta 12 clases distintas de sales, sales de todos los colores, sabores y nacionalidades que he llegado a acumular.
Un paquete entero de sal marina gorda que no uso porque teniendo otras ¿a ver para qué? una dorada a la sal? noooo… desde luego, que hace siglos que no la hago, prefiero otros métodos .
Bueno, el caso es que pensé en el reciclaje y tachannnnn…..!!!! Unas fabulosas sales minerales que aportan relax y el bienestar a nuestro organismo que tanta falta nos hace a todos ¿ verdad?
Ingredientes:
Un paquete de sal marina
Tres gotas de aceite esencial de lavanda
Colorante alimentario o para jabones lila, disuelto en unas gotas de agua
Bicarbonato (opcional)
Tapioca ( Opcional)
Elaboración:
Tan solo tenéis que mezclar los ingredientes, el bicarbonato si lo añadís aporta sensacion de efervescencia y si os quedan muy humedas se le añade un poco de tapioca.
La receta es de mis viejos apuntes de clase. Como masajista que soy, hacía mis propios aceites y “pijadillas” varias.
Espero que os relajéis un poquito al ver este post, lástima que no se pueda oler ciberneticamente aun.
Anuncios

Acerca de Unparenlacocina

Un par de hermanos muy locos por el mundo de la gastronomía

Publicado el 16 junio, 2011 en jabones, Reciclado. Añade a favoritos el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. me encantan las sales y probare a hacer estas para el próximo baño.

  2. pues yo me llevo unas pocas, xq me pierde la lavanda

  3. Siesque esta chica vale pa tooooooo!!!Las fotos te han quedao chulisimas, y el colorido… que te voy a decir yo si me encantan lo tonos morados, violetas…. Podrias ponerte un puestico en el mercao de sales de baño!!!

  4. Ayyy mi Silbi…. gracias cielete sabes que te tengo un tarro destinado, es por eso lo del halago no? ja ja ja….una que vale p'a to y hace na de na. que lástima chica.bss

  5. Pero qué receta tan chula nos has traido!!!! me encanta el olor de la lavanda, me recuerda los viejos armarios de mis abuelas… ummmmm lástima que no tenga tiempo de meterme en la bañera a relajarme… besitos perfumados!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: